El samoyedo

El Samoyedo es un perro amable, apacible, muy juguetón, tolerante y fiel. Le fascina ser amable con todas las personas, incluso con los extraños. En algunos casos suele ser demasiado amable para ser un perro guardián, aunque con sus ladridos nos alertará sobre la presencia de extraños.

Se adapta muy bien a la vida en familia, sobre todo se lleva excelente con los niños. Es un perro inteligente, y responderá al adiestramiento si se lo adiestra a una temprana edad y lo hacemos de una forma firme y paciente.

El cuerpo del samoyedo es musculoso y compacto. La cabeza es ancha y en forma de cuña, su hocico está en proporción con el tamaño del perro y se va estrechando en la parte de la nariz. El color de la nariz puede ser marrón, negro o hígado.

Los labios son negros. Sus dientes se cierran en forma de tijera. En cuanto a los ojos, estos son almendrados y oscuros, se encuentran separados y un poco hundidos, con su párpado inferior inclinado y los bordes oscuros.

Enviar comentario