El Bosque de Noruega

El Bosque de Noruega es un gato doméstico magnífico. Su aspecto “abrigado” se puede observar desde sus orejas hasta la punta de sus patas. Tiene una perfecta adaptación a su antiguo entorno natural, lo fríos de los bosques nórdicos. Descendiente de ancestrales especies silvestres, el Bosque de Noruega protagonizo numerosas fábulas de la mitología noruega.

Este gato doméstico tuvo como antepasados animales salvajes. La raza fue reconocida en 1930 pero hasta 1972 no se estableció el estándar. Su historia, remonta desde hace mucho más tiempo, existen leyendas y mitos escandinavos que se lo relacionan con los dioses del norte.

Esta raza es perfecta para compañía. Es un gato muy sociable y comunicativo que le gusta agradecer la compañía de los de su especie. Es aficionado a trepar, es habitual encontrarlos en lugares altos.

Su pelaje y su gran tamaño son su mejor identificación. El Bosque de Noruega es un gato musculoso y grande. Su cabeza es triangular y sus orejas se caracterizan con pinceles de lince. Su cola es peluda y larga, su pelaje es denso. La raza admite todas las tonalidades excepto: chocolate, lila, colorpoint, canela y fawn.

Enviar comentario