Cuando nuestro gato no bebe agua

Todos nos preocupamos cuando nuestro gato no bebe agua, en especial si acaba de llegar a casa; y éste ignora el plato de agua que le ponemos.

Lógicamente, al igual que cualquier animal, nuestro gato también necesita de ella, pero no lo hacen en la misma proporción que los perros. Los gatos, en general, están acostumbrados a sobrevivir con dosis de agua menores que otros animales; un remanente evolutivo de la vida salvaje a la que los felinos no son ajenos, por más que en la actualidad sean animales domésticos donde los humanos les brindamos todo lo que necesitan. Por eso es importante que no nos alarmemos si notamos que nuestra mascota no bebe tanto como nosotros creemos que debería, pero de ninguna manera podemos no estar atentos a este tema. Los gatitos pueden padecer deshidratación muy fácilmente.
cuando-nuestro-gato-no-bebe-agua

Trucos para que nuestro gato beba agua

Si comenzamos a notar que nuestra mascota rechaza el plato con agua, podemos optar por ir a una tienda de mascotas y consultar por fuentes adaptadas a gatos que quizás le resulten más atractivas. El solo hecho de ver el agua correr activa su instinto y le dice que ese agua es sana y potable (al contrario que la que le ponemos en el plato, que la puede identificar como «agua estancada» y por tanto insalubre). También tenemos otra opción más sencilla y económica, es abrirle el grifo de un lavabo para que beba cuando él lo desee.

También, podemos acostumbrarle a beber mojando un poco su comida seca, o colocando un hielo en ella, que le facilitara el agua necesaria de acuerdo se vaya derritiendo. Es sorprendente que tengamos que hacer todas estas cosas para que nuestro gato se hidrate, pero es así, con estas mascotas no puedes aburrirte nunca.

Enviar comentario